Los reyes de la casa: última novela de Delphine de Vigan

Se ha dicho, desde Emile Zola, pasando por Jean Paul Sartre hasta nuestros días, que la literatura, con el solo hecho de contar, ya denuncia los avatares de nuestra sociedad. Tal es el caso de las novelas francesas de Delphine de Vigan que nos tiene acostumbrados a destapar en sus escritos problemas de actualidad. Como sus novelas anteriores, Todo se opone a la noche, Las Lealtades o Las Gratitudes, entre otras, las novelas francesas de Delphine de Vigan sacuden al lector y causan el mismo impacto que un huracán. En su novela Los reyes de la casa, se adentra en el impacto psicológico que las redes sociales van a tener en todos los jóvenes que apenas han cumplido veinte años. Esta vez, estamos ante una novela negra que alberga tanto una investigación policial por la famosa Brigada Criminal Francesa como una visión hiperrealista del mundo de las redes sociales en el que vivimos sumergidos. A través del personaje narcisista de Melanie Claux, que solo desea la fama desde que en su adolescencia vio en la tele el reality show francés Loft, y la policía Clara Roussel, de Vigan nos brinda una novela en la que, sin romanticismo, nos va desengranando la realidad. ¡Cuidado! -dice la escritora francesa de Vigan- ¿Y quiénes son los culpables? Aquellos que se enriquecen a su costa, aquellos que les entregan las pantallas, nosotros, los adultos. Abuso de poder, tema recurrente en las obras de Delphine de Vigan. ¿Ocurrió por casualidad? La escritora francesa actual vio por casualidad un programa en el que se retransmitía la visita de unos niños influencers en un centro comercial. A partir de ese momento, Delphine de Vigan fue desenrollando la película hasta llegar al origen del problema. “Descubrí un ecosistema -me explica en la entrevista en el Instituto francés de Madrid, durante su viaje relámpago – puesto en marcha por las familias de los niños”. Marcas, financiaciones por Youtube, consumismo, promoción de comida basura, infinidad de cuentas para desviar la ley y el fenómeno del unboxing que manipula los sentimientos de los más jóvenes, de los más simples… Todo un sistema económico bastante complejo, puesto en marcha por los adultos y para el cual los niños están siendo las principales víctimas. “Tenía que verlo para creerlo”. Delphine de Vigan, una mujer alejada totalmente de las redes sociales sabía que era el tema social sobre el que basaría su novela. Y, muy a su pesar, volvía a ser una historia de abuso de poder. “¿Cómo iba a ser capaz de contar todo eso con palabras? Cuando todo son imágenes, el escenario de esos videos es pobrísimo y el vocabulario casi inexistente, ¿cómo iba a describir eso y mostrar mi estupor? Hasta que, de repente, me vino la idea de pasar por una investigación societal gracias a la criminología.  “En varias ocasiones, pensé desistir”. “Un niño no elige ser una estrella de Youtube”. Y, en efecto, es imposible medir las consecuencias desastrosas que vivirá a lo largo de su vida. “En Estados Unidos ya estamos asistiendo a procesos de hijos contra sus padres al haber subido sus fotos, sus videos, a internet”. Y así lo retrata en su novela Los reyes de la casa. Como en mi novela Regreso a París, el azar volvió a llamar a la puerta de Delphine de Vigan… En este caso, fue gracias a una de sus lectoras más fiel, que acudió de nuevo a una firma de libros de la autora francesa, en el famoso Salon du libre de París. Esta mujer trabajaba en la Brigada Criminal de Francia que es un grupo pequeño que agentes que operan en total discreción y son poco amigos de los comentarios. Gracias a mi lectora, pude hablar con el responsable de la Brigada que me fue explicando como hubiesen operado ante el rapto de una niña y con un rescate de por medio. Clara Roussel es también le reverso de nuestra sociedad tecnológica que no puede vivir sin internet. Una mujer que vive en la sombra y que no entiende la personalidad de Melanie Claux, que confunde los likes con el amor real de su familia que acabará destruyendo. De Vigan no se muestra optimista a pesar de intentar, en la tercera parte de su novela Los reyes de la casa encontrar algo de luz a nuestro futuro. Sin embargo, cuenta como al encontrarse con jóvenes en colegios e institutos franceses estos le han comunicado su falta de empatía total con este mundo tecnológico en el que se ven obligados a adherir. “Si no estas en las redes sociales es como si no existieras”, le contaron con amargura. Se ha dicho, desde Emile Zola, pasando por Jean Paul Sartre hasta nuestros días, que la literatura, con el solo hecho de contar, ya denuncia los avatares de nuestra sociedad. Tal es el caso de las novelas francesas de Delphine de Vigan que nos tiene acostumbrados a destapar en sus escritos problemas de actualidad. Como sus novelas anteriores, Lo que se opone a la noche, Las Lealtades o Las Gratitudes, entre otras, las novelas francesas de delphine de Vigan sacuden al lector y causan el mismo impacto que un huracán. En su novela Los reyes de la casa, se adentra en el impacto psicológico que las redes sociales van a tener en todos los jóvenes que apenas han cumplido veinte años. Esta vez, estamos ante una novela negra que alberga tanto una investigación policial por la famosa Brigada Criminal Francesa como una visión hiperrealista del mundo de las redes sociales en el que vivimos sumergidos. A través del personaje narcisista de Melanie Claux, que solo desea la fama desde que en su adolescencia vio en la tele el reality show francés Loft, y la policía Clara Roussel, de Vigan nos brinda una novela en la que, sin romanticismo, nos va desengranando la realidad. ¡Cuidado! -dice la escritora francesa de Vigan- ¿Y quiénes son los culpables? Aquellos que se enriquecen a su costa, aquellos que les entregan las pantallas, nosotros, los adultos. Abuso de poder, tema recurrente en las obras de Delphine de Vigan. ¿Ocurrió por casualidad? La escritora francesa actual vio por casualidad un programa en el que se retransmitía la visita de unos niños influencers en un centro comercial. A partir de ese momento, Delphine de Vigan fue desenrollando la película hasta llegar al origen del problema. “Descubrí un ecosistema -me explica en la entrevista en el Instituto francés de Madrid, durante su viaje relámpago – puesto en marcha por las familias de los niños”. Marcas, financiaciones por Youtube, consumismo, promoción de comida basura, infinidad de cuentas para desviar la ley y el fenómeno del unboxing que manipula los sentimientos de los más jóvenes, de los más simples… Todo un sistema económico bastante complejo, puesto en marcha por los adultos y para el cual los niños están siendo las principales víctimas. “Tenía que verlo para creerlo”. Delphine de Vigan, una mujer alejada totalmente de las redes sociales sabía que era el tema social sobre el que basaría su novela. Y, muy a su pesar, volvía a ser una historia de abuso de poder. “¿Cómo iba a ser capaz de contar todo eso con palabras? Cuando todo son imágenes, el escenario de esos videos es pobrísimo y el vocabulario casi inexistente, ¿cómo iba a describir eso y mostrar mi estupor? Hasta que, de repente, me vino la idea de pasar por una investigación societal gracias a la criminología.  “En varias ocasiones, pensé desistir”. “Un niño no elige ser una estrella de Youtube”. Y, en efecto, es imposible medir las consecuencias desastrosas que vivirá a lo largo de su vida. “En Estados Unidos ya estamos asistiendo a procesos de hijos contra sus padres al haber subido sus fotos, sus videos, a internet”. Y así lo retrata en su novela Los reyes de la casa. Como en mi novela Regreso a París, el azar volvió a llamar a la puerta de Delphine de Vigan… En este caso, fue gracias a una de sus lectoras más fiel, que acudió de nuevo a una firma de libros de la autora francesa, en el famoso Salon du libre de París. Esta mujer trabajaba en la Brigada Criminal de Francia que es un grupo pequeño que agentes que operan en total discreción y son poco amigos de los comentarios. Gracias a mi lectora, pude hablar con el responsable de la Brigada que me fue explicando como hubiesen operado ante el rapto de una niña y con un rescate de por medio. Clara Roussel es también le reverso de nuestra sociedad tecnológica que no puede vivir sin internet. Una mujer que vive en la sombra y que no entiende la personalidad de Melanie Claux, que confunde los likes con el amor real de su familia que acabará destruyendo. De Vigan no se muestra optimista a pesar de intentar, en la tercera parte de su novela Los reyes de la casa encontrar algo de luz a nuestro futuro. Sin embargo, cuenta como al encontrarse con jóvenes en colegios e institutos franceses estos le han comunicado su falta de empatía total con este mundo tecnológico en el que se ven obligados a adherir. “Si no estas en las redes sociales es como si no existieras”, le contaron con amargura.

Ç

Los reyes de la casa última novela de Delphine de Vigan
Portada Los reyes de la casa, Delphine de Vigan

Suscríbete

…para mantenerte al día con mi blog sobre literatura y escritura de Realismo Mágico

 

suscripciones Jacinta Cremades

Comparte esta publicación:

Facebook
Twitter

Comenta:

Deja un comentario

Más publicaciones: